Izquierda Unida Extremadura
  • Noticia comentada

Artículo de Opinión

Carta abierta a Julián Carretero

Silvio Navalón Mañalich escribe sobre su salida de CC.OO. tras 35 años de afiliación y haber sido el secretario federal de Educación de CC.OO. durante cuatro años.

02 octubre 2014 |

Con ocasión de la aprobación de la ley de la renta básica en la Asamblea extremeña, los dos secretarios de las centrales sindicales mayoritarias realizaron unas declaraciones, cuanto menos sorprendentes, sobre el coordinador regional de IU Pedro Escobar.
Me sorprendieron por tres motivos. El primero, la personalización en Pedro Escobar de las decisiones de IU Extremadura. Quiero dejar claro que esta carta abierta se dirige a Julián Carretero como autor de las mencionadas declaraciones y por supuesto no al conjunto de la afiliación de CC.OO., que en buena lógica puede no entender el papel de su secretario general en este sainete. El segundo es la ignorancia que demuestra sobre los hechos que critica. Su cargo le obliga a detenerse, a reflexionar, a ponderar las cosas y no soltar un discurso descalificador, frívolo y rayando el insulto. La mejor manera de defender su punto de vista es argumentando. Por fin, el tercer aspecto es la constatación que Julián Carretero es capaz de sacrificar su debida neutralidad como dirigente de una organización sindical plural y en aras a sus simpatías políticas, sumarse al coro de los agraviados por la independencia de IU.
Como pretendo ser coherente con mi manera de entender el sindicalismo, doy por finalizada mi afiliación a CC.OO de Extremadura. Son 35 años de afiliación, de compromiso de lucha por las gentes de mi clase compartiendo aciertos y errores desde las distintas responsabilidades estatales en la Federación de Enseñanza o en los últimos 14 años como afiliado sin más.
Cualquier despedida no deja de ser un momento triste que vamos aplazando. La imposibilidad de cambiar el modelo sindical cada vez más burocratizado, algunas decisiones sonadas, como aquella de la comisión de expertos de las pensiones, o para centrarnos en lo que nos toca, la utilización de la organización en pro de una marcada estrategia política partidista, abren la puerta de salida.
Si el secretario regional de CC.OO. mantiene que las enmiendas planteadas por IU y aprobadas en la Asamblea perjudican a los extremeños y extremeñas, debería explicarlo. Difícilmente será entendible que el hecho de aumentar la cuantía de la prestación, incrementar el umbral para poder percibirla, considerar varias unidades familiares bajo un mismo techo con derecho a prestación y sin gravar por ello, hacer compatible la renta básica con trabajos de corta duración, reducir al 2% el gravamen de los bienes patrimoniales, sea una traición a los intereses de los afectados/as. El mundo parece que se ha vuelto al revés. Julián Carretero jugando a la política y Pedro Escobar desde la política aportando soluciones concretas a los maltratados por la miseria.
Julián Carretero hubiese podido buscar el camino de la coincidencia. Aportar sus alternativas a la desastrosa gestión que ha hecho el gobierno del PP de la ley de la renta básica. Hubiese podido arrimar el hombro y dejar los vociferios consignatarios. Por lo que se constata, ha preferido olvidar que ya en el 2010 firmó como segundo punto fundamental de un acuerdo social con el PSOE, el PP, la CREX y UGT la renta básica para Extremadura.
Ahora me toca buscar otros sindicatos de clase. Sé que será imposible encontrar alguno con los vínculos vitales que he mantenido con CC.OO. He perdido toda esperanza en utilizar las tortuosas sendas democráticas internas para cambiar las cosas y hacer que los personajes con aspiraciones políticas dejen de manejar a su antojo unas siglas que pertenecen a la historia de este país y al conjunto de los trabajadores.

Badajoz 30 de setiembre del 2014