Izquierda Unida Extremadura

Valoración de dos años de gestión del PSOE en la Junta de Extremadura

Joaquín Macías “Váyase Sr. Vara"

El papel todo lo aguanta, incluso firmado ante notario.

09 junio 2017 | Publicado : 12:48 (09/06/2017) | Actualizado: 12:56 (09/06/2017)

Hace ahora algo más de dos años el Sr. Vara se trasladaba ante un notario para dejar constancia de un compromiso político, si él ganaba las elecciones implementaría 60 medidas urgentes para Extremadura. Si en los seis primeros meses de la legislatura no las llevaba a cabo, se comprometía, según sus palabras, a irse y dejar el sillón de presidente de la Junta.

Estas son algunas de las medidas prometidas, como maná que caería del cielo, y que pondrían en marcha en 6 meses cuando el PSOE volviera a recuperar la Junta de Extremadura: Ley en defensa de la Sanidad Pública, Ningún joven sin poder ir a la Universidad por razones económicas, Recuperación de la plantilla de docentes en un año, Una Persona un cargo, Antes del 30 de Septiembre (2015, OJO!) se resolverán todos los expedientes de Renta Básica, Impulso a las Energías Renovables, Plan para prevenir el Desmoronamiento cooperativo (en el 2015 todavía existía ACOREX, Cooperativa que dejaron morir), Creación de Infraestructuras Productivas, calendario de oposiciones, devolución copago sanitario... y así hasta 60 (las anexamos para que las podáis repasar).

Como es evidente, el PSOE y el Sr. Vara como máximo responsable y transcurridos no 6 meses sino 2 años no han cumplido.

La continuidad es lo que caracteriza la situación de Extremadura de la legislatura anterior a la actual, el cambio de Gobierno no ha afectado a ninguno de los graves problemas que la región viene sufriendo desde hace tiempo, el desempleo, el envejecimiento de la población, la tendencia al abandono del medio rural, las dificultades para generar recursos que mantengan los presupuestos públicos y los servicios que garantizan la igualdad de la población, sanidad, educación, transportes públicos, atención a mayores y dependientes.

El marco de austeridad presupuestaria para España establecido por la UE y aplicado por el Gobierno del PP, significa para Extremadura un peligroso estancamiento y una ausencia dramática de inversiones presupuestarias, los PGE que serán aprobados próximamente son una prueba fehaciente de que no hay ninguna concesión para la región ni ninguna inversión extraordinaria, por el contrario regiones con un mayor desarrollo económico, en especial el País Vasco, obtienen importantes inversiones, en función de la necesidad que tiene el Gobierno central de su apoyo parlamentario.

El desempleo es el principal problema en Extremadura, de ello se derivan muchas consecuencias negativas, el abandono del medio rural, la pérdida de población joven que tras estudiar no encuentra empleo y abandona la región, el retraso en incorporarse a la vida activa que retrasa la edad en la que se independizan e influye en la baja natalidad y en el envejecimiento demográfico.

El desempleo también afecta presionando los sueldos a la baja, condicionando las futuras pensiones (tenemos la pensión media menor de España). Los afectados por el desempleo de larga duración en especial los mayores de 45 años vinculados anteriormente a la construcción se encuentran en una situación descorazonadora, sin alternativas laborales ni de formación y con unas prestaciones y ayudas menguantes o finalizadas. La población en riesgo de caer en la pobreza o en situación de emergencia social no deja de aumentar según diversos informes de asociaciones e instituciones. Los recursos para amortiguar este drama social no son suficientes.

Los servicios públicos, en especial la sanidad y la atención a mayores dan una muestra alarmante de debilidad, con múltiples conflictos locales, malestar entre los trabajadores, tendencia a la baja de convenios y conciertos, lo que repercute gravemente en las condiciones laborales de los empleados y la generación de incertidumbres en mayores y familiares atendidos en residencias. Solo tenemos que seguir la actualidad para ver como el gobierno del PSOE ha sacado a concurso el transporte sanitario con peores condiciones económicas y ganándolo una empresa andaluza, con lo que eso significa para el consorcio de ambulancias extremeñas. La ampliación de las listas de espera, el déficit de profesionales sanitarios, la eliminación de camas en hospitales (utilizando la argucia de que están en obras) es uno de los más preocupantes incumplimientos del Sr. Vara.

En el sector agrario, tan importante para el medio rural, la renta agraria continúa en descenso, no hay la suficiente renovación en las explotaciones, y los precios de los productos están sufriendo bajadas tanto por el deterioro del marco cooperativo como por los acuerdos internacionales, a lo que hay que sumar la incertidumbre que generan acuerdos como el CETA (entre la UE y Canadá) sobre el que no se ha hecho ninguna estimación sobre los efectos que puede tener para la economía extremeña.

En estos dos años tampoco se ha conseguido ningún resultado para desatascar los múltiples proyectos de energía renovables que la normativa impuesta por el Gobierno del PP ha torpedeado. Éste es uno de los sectores que puede tener mayores beneficios para la economía y la sociedad extremeña, por su descentralización en proyectos en el medio rural, por la generación de empleo en los pueblos, por el ahorro que supondría para particulares e instituciones así como para explotaciones agrícolas y un sinfín de posibilidades. A esto hay que sumar la amenaza no despejada de que la Central Nuclear de Almaraz continúe en funcionamiento más allá de la última prórroga, una industria contaminante para las generaciones futuras, que ocupa el porcentaje en el mix energético que deberían ocupar las renovables, que es cada vez más peligrosa, que jamás ha pagado los impuestos por su actividad económica y que condiciona con su sola presencia el futuro económico de Extremadura. Frente a esta realidad la anunciada estrategia de una economía verde y circular no parece más que una eslogan publicitario desesperado.

En la legislatura anterior se confirmó la pérdida de las Cajas de Ahorro extremeñas más importantes, si por ejemplo en el País Vasco esas cajas se fusionaron y se han convertido en la entidad financiera con los mejores parámetros económicos, en Extremadura PP y PSOE no optaron por la fusión de las cajas sino por que fueran adquiridas por otras de fuera de la región y transformadas en bancos, las consecuencias las vemos ahora, pérdida de las inversiones de las obras sociales, reducción de plantillas vía despidos o prejubilaciones, cierre de sucursales, pueblos sin cajas donde nadie atiende a las personas mayores... Y en términos de política económica una enorme dificultad para que se financien proyectos vinculados al desarrollo del territorio.

En cuanto a la oferta pública de empleo de la Junta, lo cierto es que a este paso va a ser noticia que unas oposiciones no se suspendan, se impugnen o se denuncien por irregularidades, el rosario de casos es enorme y deja en muy mal lugar a los responsables de la Consejería. Y el perjuicio que eso significa para miles de extremeños y extremeñas que ven como sus esfuerzos por conseguir un empleo “de calidad” se ve retrasado cuando no anulando por la incompetencia de la Junta.

Para terminar hay que hacer referencia al sector audiovisual público, donde el PSOE en el Gobierno ha vuelto a recuperar viejos malos hábitos, si en la anterior legislatura se consiguió establecer un sistema de concurso ahora se vuelven a contratar los proyectos “a dedo”, las condiciones de manipulación que antes se denunciaban y se iban a cambiar con una nueva ley, continúa esperando la aparición de esa ley. Las condiciones laborales y las subcontrataciones, que anunciaban una “privatización encubierta” siguen igual o peor.

Evidentemente desde IU Extremadura lamentamos la pérdida de oportunidades que para nuestra región y sus ciudadanos han supuesto estos dos años de pésima gestión del sr. Vara. Pensábamos que tras facilitar el acceso a Rajoy a la presidencia de España sería más considerado con Extremadura y su Presidente por los servicios prestados. No ha sido así.

Desde IU Extremadura seguimos comprometidos con la defensa de los servicios públicos, con el derecho a un transporte ferroviario de calidad, con la defensa de los derechos de trabajadoras y trabajadores, con las políticas energéticas que permiten el desarrollo económico sostenible de Extremadura, con el apoyo al sector cooperativista y agrícola como motor fundamental para el desarrollo. Y seguiremos en la calle y en las instituciones defendiéndolo.
Salud y alegría.
Joaquín Macías