Izquierda Unida Extremadura

MACÍAS “ES HORA DE DEFENDER EXTREMADURA”

Se abre la puerta a la ampliación de la vida útil de la central de Almaraz justo el día de la manifestación antinuclear en Madrid en la que participará IU Extremadura.

09 junio 2017 | Publicado : 13:53 (09/06/2017) | Actualizado: 14:06 (09/06/2017)

El Coordinador General de IU Extremadura, Joaquín Macías, ha explicado que “hoy se publica en el BOE la autorización de la ampliación de plazos que el PP le da a las empresas que gestionan las centrales nucleares para solicitar alargar sus vidas útiles. Justo entra en vigor mañana, cuando cientos de extremeñas y extremeños nos dirigimos a Madrid para participar en la jornada antinuclear”.

La jornada de movilización antinuclear prevista para mañana, 10 de junio en la Explanada Negra- Matadero de Madrid, incluye exposiciones, charlas, talleres y finalizará con una gran manifestación a las 18h. Macías ha explicado que la jornada antinuclear “está organizada por colectivos y movimientos sociales como el MIA (Movimiento Ibérico Antinuclear), FEAN (Foro Extremeño Antinuclear) y Ecologistas en Acción entre muchos otros”. En la jornada antinuclear participará el Coordinador General de IU Extremadura, Joaquín Macías, así como militantes y simpatizantes de IU Extremadura.
Según Macías “es hora de defender Extremadura. Que el Sr. Vara movilice al gobierno de la Junta y lo ponga al servicio de Extremadura y el futuro de sus gentes. Permitir 20 años más de nucleares en Extremadura hipoteca nuestro futuro y es un peligro innecesario para nuestra Región”.

Macías ha recordado que “Almaraz se construyo para una vida útil de 25 años, que ya se ha prorrogado hasta los 40 años y ahora se pretende que llegue a los 60 años. La apuesta por la economía verde, por las energías renovables es incompatible con dejar en manos del oligopolio eléctrico el futuro de Extremadura”.
El coordinador general de IU Extremadura ha insistido que “la Junta debe elaborar un Plan de dinamización económica para la Comarca de Campo Arañuelo que debe de ser financiado también por las empresas propietarias de las centrales. Empresas que se han lucrado con la producción eléctrica y ni siquiera han asumido los costes del tratamiento de los residuos nucleares”.